Miradas

 

Ana Flores

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

…Era miércoles. Hacía muchos, muchos años que me preguntaba: ¿por qué odio tanto los días miércoles?. Buscaba y buscaba, revolvía, revisaba, hurgaba, buceaba, trataba de encontrar motivos, trataba de comprender el por qué. Hasta armé una fórmula; más de uno me la escuchó enunciar: “el miércoles es un día que está en el medio (siento una animadversión especial para los que se colocan en el medio), recién el jueves, empieza a tener un declive hacia el fin de semana”, decía... Han tenido que pasar más de 30 años, para encontrar una explicación aproximada a la realidad, que se lograra acercar un poco más a una contestación de ese reiterado por qué?. Era miércoles ese 24 de marzo. Ese fatídico miércoles 24 de marzo de 1976. Amanecimos con la noticia. Recuerdo, el recuerdo, es tan nítido… Iba en el colectivo hacia el trabajo y a pocas cuadras de llegar lo divisé. Caminaba apurado y con la cabeza gacha, el delegado de la sección de Cuentas Corrientes, un peronista que puteaba contra el gobierno de Isabel Perón, como muchos, (me incluyo en esos muchos); pero éramos también, aunque a veces no tuviéramos suficiente firmeza en el pulso, los que señalábamos a nuestros verdaderos enemigos: los golpistas. Por eso cuando me encontró en la empresa no vaciló en decirme: “el otoño empezó mal”. Ni por asomo nos imaginábamos que comenzaba algo más que una mala estación.
 

 

 

  

Podés bajar la primera parte

Autor: Ana Flores

ISBN978-950-9553-45-3 1

Materia: derechos humanos

Edición: 1a.ed

Fecha aparición: 2009

Páginas: 112

Formato: 14 x 20cm. (Rústica)